Todo empezó con un juego,  una cadena de libros en la red.

Una persona que quiso participar me escribió para proponer pasar un tiempo en mi casa y hacer un “reportaje”.

Soy un animal salvaje y no suelo aceptar, no sé bien lo que se espera.

“Si lo consideras una locura, nos vemos en el psiquiátrico”… Y nos encontramos en Málaga, yo debía fijarme en alguien con una maleta de madera y él en alguien con una cámara de fotos, nos vimos desde lejos y al saludarme me preguntó si estaba preparada para una performance, pero me preparo le contesté y no hizo falta, llovió sobre mí un montón de papelitos de color con un poema que llevaba mi nombre.

Propuse una declaración de intenciones. Estar a gusto y mostrar los escenarios donde me muevo a veces, lo que me gusta mirar, nada más.

Ricé el rizo y aquí queda islasila mirando qué mira Xavier Sis.



Escribir comentario

Comentarios: 0